El acero inoxidable es un elemento utilizado en la mayoría de las industrias, por sus características y su gran durabilidad. Si bien, se fabrican una gran cantidad de artículos, herramientas y productos con el acero inoxidable, su composición se le agrega cromo y níquel (la cantidad depende de las aplicaciones que vaya a tener), lo cual le da una gran resistencia a la corrosión y se provoca la formación de una capa protectora que evita la oxidación y lo hace súper resistente.

Cada uno de los elementos que se le agregan al acero inoxidable cuenta con una función en específico, por ejemplo, el cromo hace la resistencia a la oxidación, el níquel da la solidez y la estabilidad al material, el molibdeno ofrece propiedades inoxidables en ambientes y temperaturas extremas. Además, el acero inoxidable es resistente a los ácidos, a los golpes y cuanta con mucha elasticidad. Su superficie está libre de porosidad.  

Existe una gran variedad de aceros inoxidables:

  • Ferríticos
  • Dúplex
  • Endurecidos por precipitación (PH)
  • Martenstíticos
  • Austentíticos