Uno de los procesos más utilizados para unir dos piezas metálicas, en casi cualquier industria es la soldadura. Esta utiliza una alta energía y básicamente une dos piezas que tienen compuestos similares para que quede rígida. El tipo de soldadura depende mucho de los materiales y las propiedades físicas de cada pieza, así como también el uso que se le dará.

A continuación, enumeramos algunos tipos de soldadura:

Por resistencia eléctrica: Es utilizada en las carrocerías de los automóviles, juguetería e industria de los electrodomésticos. Se necesita presión y una corriente eléctrica para unir dos metales.

Soldadura oxiacetilénica: Esta es común en las láminas de hierro o acero. Se utiliza en la industria de la construcción y en la industria naval. Utiliza un soplete oxiacetilénico que da una temperatura de más de 3000 grados C.

Rayo de energía. Esta es una técnica moderna que utiliza el láser para soldar materiales a una temperatura superior a los 5500 grados C.

Soldadura blanda. Es la que se utiliza para crear uniones de hojalata, piezas de latón o bronce. Se usa un soldador eléctrico que hace el trabajo a los 450 grados C.

Soldadura fuerte. Es similar a la blanda, se utiliza en latón, cobre, acero y plata. Se trabaja en los 800 grados C.